martes, 29 de septiembre de 2009

EL jinete oscuro




Solían llamarlo el jinete oscuro por su porte taciturno, sus ropas negras y su paso marcado.

Nunca supo si le desagradaba aquel sobrenombre. Lo que sí sabía era que no tenía dinero para comprar otros vestidos, que su color preferido era el negro y que su pie izquierdo estaba incompleto, por lo que parecía que -en vez de caminar- montaba un caballo.

2 comentarios:

Gilda Alejandra Yury Rojas dijo...

un centauro.. Con aspecto taciturno pero con un corazon noble...

_Me encantan tus escritos, tus historias; transportan ...

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

eres bella al ver a este jinete con palabras que lo hicieron sonreir

Gracias por venir y por dejar tus palabras
Un saludo sincero