martes, 28 de octubre de 2008

Un tour inductivo y un mapita virtual


A César, quien me dio
la posibilidad de elegir



¿Te has perdido alguna vez en la ciudad? Que detrás del parquecito, a un costado del bar “La Cholita”, después de la casa color celeste, caminas doscientos y llegás...

Sí te has perdido en la ciudad... yo me he perdido en la ciudad.


Día 1

Al encender la compu, con esto de la tecnología, podemos comunicarnos a pesar de no vernos a la cara ni escucharnos. Esto de los límites, las direcciones, los espacios y las realidades se vuelve difuso... ya no hay una división clara.
Tenés que iniciar la sesión y después tus interlocutores aparecen en la pantallita... Apareció el mío.... ESTADO: CONECTADO

-Hola... Valentina de este lado. ¿Cómo vas?

-Hola Valentina, todo muy bien.

-¿Cómo es eso del taller? ¿Dónde es que se reúnen y a que hora?

-Tenés que llegar a la Universidad Latina, ahí es donde nos reunimos, a las 6:00 pm.

-Ok, pero ¿cómo llego a la Universidad Latina?

-¿Conocés Muñoz y Nanne?

-No.

-¿La Iglesia de la Soledad?

-Tampoco.

-Ja, ja, ja, ja.... Lo que necesitas es un tour inductivo por San José... ja, ja, ja...

-Creo que si, porque me pierdo... ¿Un tour inductivo? Bueno, por qué no... un viaje de iniciación que me convierta en una trotamundos completa... trotaciudades, más bien.

-Cualquier autobús de esos que paran por el centro comercial, de los rojos con blanco, cualquiera te deja ahí... valen poco.

-¿Pero de verdad llegan? ¿Y si tomo el que no es? ¿Si me equivoco de autobús? Creo que mejor tomo un taxi... yo no me complico, un taxi y listo.

-Ok. Entonces tomás el taxi y le pedís al chofer que te deje en el edificio viejo de la universidad, no en el nuevo... Aunque bueno, el viejo acaban de remodelarlo, entonces podría ser que lo tomen por nuevo... Lo que hacés es que le pedís que te deje no en el que está cerca de Muñoz y Nanne, sino en el otro. Cuando estás ahí me llamas y yo te recojo.

-Ok.



Estaba perdida en la ciudad, en esa ciudad que pisaba al menos unas cuatro veces por semana. Pedí ayuda para mi tour inductivo por San José y sólo tres conocedores ofrecieron su experiencia para el rescate de mis desconcertados pies, poco acostumbrados aún al terreno, a los semáforos que debía respetar y a las esquinas en las que no se debe cruzar la calle.



-Eeehh...eeehhh....señor.... Buenas... Por favor a la Universidad Latina.

-Con mucho gusto.

-Es que me dijeron que hay dos edificios en esa universidad: uno nuevo y otro viejo. ¿Usted conoce los dos?

-Uno nuevo y otro viejo... pues no, en realidad no...

-Ok. Entonces hay uno que está cerca de Muñoz y Nanne... en ese no, sino en el otro, si me hace el favor.

-Claro, con mucho gusto...

¿Y si no llego? Que pena si me pierdo... de verdad necesitaría uno de esos tours que me ofrecieron, ja ja ja... Qué miedo...

-Ese es el edificio de la Universidad.

-Ok. ¿Cuánto es?

-Seiscientos ochenta y cinco.

-A ver, un billete de mil, un billete de mil... ay jueputa... ¿qué hago?... Aquí tiene... Mientras no me diga que no tiene cambio para este... Si gusta redondea la cantidad a setecientos, para que no tenga que darme esos quince de vuelta.

-Ok. Aquí tiene. Muchas gracias.

-Gracias a usted.


Universidad Latina: compromiso serio


-Buenas. ¿Este es el que llaman el edificio viejo?

-Si.

-¿Y puedo esperar en esta salita?

-Claro, como no. Pase, pase... adelante.

-Muchas gracias.



Información

Sector de cajas

En caso de emergencia rompa el vidrio


Todavía faltan veinte minutos...¿Lo llamo o le pongo un mensaje?...Mejor un mensaje para no molestar tanto...


CREAR

Hola! Soy Valentina. Ya estoy en la Universidad.

ENVIAR

... ... ... ...


LEER

Hola! Ok. Yo me atrasé un poco. Llego en unos 20 min.


RESPONDER

Ok, tranquilo. Estoy en la salita de espera :o)

ENVIAR


... ... ... ...


CONTESTAR LLAMADA

-Hola. ¿Cómo vas?

-Todo bien. ¿Vos?

-Pura vida... Apenas voy saliendo del trabajo. ¿Me das un toque?

-Ok, nos vemos.

-Chao.

TERMINAR LLAMADA

... ... ... ...


CONTESTAR LLAMADA

-Hola. ¿Dónde estás?

-Yo estoy en la Universidad... en la salita de espera...

-Ok. ¿Podés ver el restaurante?

-Ay no... ¿cuál?...no me digás que me perdí...¿Será que estoy donde no tengo que estar?

-No, no... tranquila. Andate para afuera y me esperás ahí.Ya llego.

-Ok.

TERMINAR LLAMADA

... ... ... ...


CONTESTAR LLAMADA

-Hola. ¿Dónde estás?

-Ahora estoy afuera, en la entrada. ¿Vos?

-Estoy por llegar... Dejame ver... no te veo...

-Ay no... creo que sí estoy donde no tengo que estar... ya me perdí...

-No, tranquila... a ver dónde... a ver...ah mirá, ahí estás.

TERMINAR LLAMADA


-Hasta que por fin, ja ja ja. Vamos, entremos... ¿Hace mucho llegaste?

-Antitos de las seis.

-Tempranísimo. Yo salí un poco tarde, por eso me atrasé...Aquí es, llegamos.



Es horrible perderse. Antes me daba pena preguntarle a alguien dónde estaba. así que siempre trataba de confiar en lo poco que había entendido de las direcciones que tenía. Ahora que estoy más grande, me dedico a preguntar cada veinticinco metros, ya no me da vergüenza. Lo que siempre está es ese miedo: ¿Y si no llego? ¿Si dejo pasar el lugar donde tenía que bajarme del autobús? Lo único bueno es que son muy amiga de los taxis.... Yo no me complico, tomo un taxi y listo... Para algo están, ¿no?


Día 2

Al encender la compu los interlocutores tienen diferentes “estados”. Se ofrece varios: conectado, no conectado, vuelvo pronto, ausente, ocupado, al teléfono o salí a comer. Lo interesante es que nunca te ofrecen estados del alma: feliz, pensativo, positivo, melancólico, enamorado, enojado, excitado, engañado, no me hables porque exploto, cansado, te odio, me duele el corazón... en fin.


Mi interlocutor acaba de aparecer... ESTADO: CONECTADO Sí, yo sé que estás conectado pero, ¿enojado, positivo, te duele el corazón...? Yo estoy conectada... y cansada, ansiosa, pensativa, feliz.



-Hola Leo ¿cómo vas?

-Hola Valentina... muy bien, ¿vos? ¿Qué me cuentas?

-Diay muy bien, dizque trabajando. ¿Siempre se van a reunir hoy?

-Sí, hoy igual.

-Ok. Espero poder llegar hoy sin perderme... creo que ya aprendí.

-Ja, ja, ja... espero que sí... confío en que podés. Yo igual llego un poco tarde, así que si querés llegás sin mi.

-Ok, ahí veo... si no, te espero igual.

-A veces, antes de entrar, nos vemos en la zona de la cafetería, por donde está el restaurante, ¿recuerdas?

-Recuerdo, recuerdo... ¿recuerdo?.... no, no recuerdo. Ah si, recuerdo. Sería hacia la izquierda del pasillo por donde entramos, ¿verdad?

-Exacto. Dame un momento......

-Ok.

... ... ... ...

-Ahí está... mirá...


-¿Y esto que es? Ja, ja, ja, ja.... un mapita virtual.... ja, ja, ja, ja... de verdad que la tecnología es… bueno…. ¿Y eso? ¿es un mapa?

-Ja, ja, ja... para ubicarte mejor.

-¿Hacia la izquierda queda donde nos reunimos y a la derecha donde se ven antes de comenzar?

-Si... la equis roja es a donde tenés que llegar.

-Ok, perfecto. Espero no perderme... ahora con mapita y todo creo que sí lo logro. Entonces nos vemos en la noche.

-Ok. Cuidate.



Hoy no estoy tan perdida como la semana pasada, aunque sigo enemistada con los autobuses, los rojos con blanco, esos que valen poco y pasan por el centro comercial. Creo que es evidente mi afición a los taxis... Yo no me complico, tomo un taxi y listo.



-Buenas

-Buuueeeenassss... ¿a dónde va reina?

-Por favor al edificio viejo de la Universidad Latina.

-Con mucho gusto.

-Este chofer parece conocer mejor la ruta... tan sólo diez minutos. Por los semáforos, por favor.

-Claro. Sólo dígame si ahí puede abrir la puerta.

-Si, ahora sí.¿Cuánto le debo?

-Quinientos.

-Más rápido y más barato.... Jueputa chofer el de las vez pasada... de seguro se aprovechó de que yo no conocía para dónde iba... o bueno, seguro no le di bien la dirección. Aquí tiene. Gracias.

-Con gusto amor, que le vaya bien.



Primera planta

Baños damas

Salida

Hacia la izquierda quedaba la equis, si mal no recuerdo. Pero igual no sé si irme de una vez o si mejor lo espero.


LLAMAR

-Hola Leo, soy Valentina ¿Ya estas en la Universidad?

-Hola. No, aún no. ¿Vos?

-Sí, en la salita de espera.

-Si querés podés llegar a donde te dije se reúnen antes de comenzar.

-Si, yo sé, pero es que como apenas los conozco todavía me da un poco de pena. Dentro de poco se me quita... Prefiero esperarte y llegar contigo.

-Ja, ja, ja. Ok. Esperame y yo te aviso cuando llegue.

-Ok. Nos vemos. Chao.

TERMINAR LLAMADA

... ... ...


-Hey... ahí estás.... No te encontraba... es que entré por el otro lado y no te vi... Vamos.

-¿Ya comenzaron?

-No, tadavía no... ¿Y por qué te da pena? Podías haberte ido para allá apenas llegaste.

-Si, yo sé, pero me da vergüenza. Además ya te dije que me tenés que dar tiempo.

-Claro, siempre da miedo al inicio.

-Pero se me quita.

-Dame un momento para saludar a esta gente.

-Ok.

... ... ...

-Vamos..... Ahí están. Entremos.



Un pequeño mapita virtual de brilloso color azul. A la derecha, un parchón que indicaba el lugar de reunión; en el centro, unos pequeños puntos simulaban mis desanimados pies, mi camino hacia la gran equis roja, área de fumado, área de destino... área que nunca pisé hasta la hora siguiente, cuando me llevaron con ellos.

Es difícil cuando te perdés en la ciudad. Yo me perdí, pero es que con esto de la tecnología los límites, los espacios, las direcciones y las realidades se vuelven difusas... ya no hay una división clara. ¿Un tour inductivo o un mapita virtual? No sé.

Creo que al final siempre voy a esperar para entrar con él.




2 comentarios:

Miguel Quintero dijo...

Bravoooo!!!!, que te puedo decir?!!!! Genial!!! Genial!!!! (Aplaudo y rio...la gente me ve...qué me importa jajjaj!)....bufff, me encantó la parte de los estados del alma, simplemente genial!

Rónald Gamboa Venegas dijo...

muy bueno me entretuve mucho y me alegró el alma leer esta crónica... excelente, cuando vine a sanjose por primera vez me ayudó mi hermnao mayor y luego mi mapa era un pedacito de mapa de la ciudad recortado de un periódico y en mi bolsillo.. muy bueno te felicito..